Las empresas donan un 6% más de sus excedentes alimentarios

  • Más de 350 empresas del sector apoyan la iniciativa, coordinada por AECOC, “La alimentación no tiene desperdicio” para reducir y optimizar el desperdicio alimentario en todas las fases de la cadena alimenticia

  • España es el séptimo país de Europa que más comida tira a la basura, casi 1.500 millones de kg. al año

 

AECOC, la asociación de empresas de gran consumo, pone en marcha por cuarto año consecutivo la campaña de concienciación social sobre el desperdicio alimentario conocida como “La alimentación no tiene desperdicio”. En los dos últimos años, las empresas españolas del gran consumo integradas en el proyecto han logrado incrementar en un 6% la cantidad de producto que, tras no ser comercializado, se ha donado a entidades benéficas, pasando del 27% al 32% del total de producto no comercializado apto para el consumo humano.

El principal misión de esta iniciativa es hacer frente al desperdicio alimentario mediante la creación y aplicación de prácticas eficientes a lo largo de toda la cadena de valor –desde el sector primario al consumidor final.

La iniciativa cuenta con el apoyo de más de 350 empresas fabricantes y distribuidoras del sector del gran consumo, servicios logísticos y transporte, y está coordinada desde AECOC a través de dos comités de trabajo:

– El Comité de Prevención, centrado en el desarrollo de buenas prácticas que permitan prevenir y reducir el desperdicio generado a lo largo de los eslabones de la cadena alimentaria.

– El Comité de Redistribución, que trabaja para llevar a cabo proyectos de colaboración que ayuden a redistribuir y optimizar los excedentes generados durante todo el proceso.

Esta campaña quiere dar a conocer los esfuerzos que las empresas realizan para evitar el desperdicio alimentario e impulsar mejoras prácticas de colaboración con el fin de ir disminuyendo el problema generalizado. Además, “La alimentación no tiene desperdicio” quiere hacer partícipe al consumidor, fomentando su colaboración para reducir el desperdicio que genera cada uno a nivel personal.

Objetivos principales del proyecto “La alimentación no tiene desperdicio”

El proyecto tiene tres objetivos fundamentales. En primer lugar, reducir los desperdicios a través de la prevención y el desarrollo de prácticas de eficiencia durante toda la cadena alimentaria.
En segundo lugar, conseguir maximizar el aprovechamiento del excedente producido a lo largo de las diferentes fases de la cadena de valor.

Por último, esta campaña tiene como misión sensibilizar a la sociedad sobre la necesidad de reducir el desperdicio alimentario, ya que es quien genera la mayor parte de este desperdicio. Según la Comisión Europea, del total del desperdicio generado en 2015, el 42% pertenece a los hogares, el 39% a la industria, el 14% a la restauración y el 5% al comercio .

En 2016, la iniciativa arranca su cuarto año “con el objetivo de concienciar al consumidor de la problemática creciente que supone el desperdicio alimentario”, según comenta Nuria de Pedraza, directora de comunicación de AECOC. “Además de darle a conocer los esfuerzos que se están realizando desde las empresas para reducirlo y proponerle herramientas para que él mismo pueda limitar tanto la generación de desperdicios como la reutilización de los recursos”.

Descargas

  • Las Empresas donan un 6% más de sus excedentes alimentarios a entidades benéficas

    Archivo PDF. 0 B

Añade tu comentario

Para mejorar el servicio, utilizamos cookies propias y de terceros. Si sigues navegando, entendemos que aceptas su uso según nuestra política de cookies.

Más información sobre Cookies